Racionalismo de Izquierdas vs Objetivismo: Porqué una visión científica del mundo debe incluir la Ciencia Económica


Es curioso observar cómo la Izquierda se jacta de poseer una visión superior del mundo, argumentando que ésta es “científica” y “racional” y declarando que “la Derecha no sabe nada”. Sin embargo, todo esto contrasta con los conocimientos y opiniones reales que la Izquierda demuestra poseer con respecto a la Ciencia Económica, opiniones que demostraremos aquí forman parte de una superstición que ni la misma Izquierda ha conseguido identificar y mucho menos erradicar.

Cada vez que intento (¡intento!) hablar con una persona de izquierdas sobre el estado de la Economía , la respuestas que suelo encontrar son las siguientes:

“¿Economía? ¿Para qué tengo que saber yo esas cosas?”

“Es esa Ciencia de ricos, no tiene nada que ver conmigo”

“La Ciencia Económica y el Capitalismo son esas cosas que la Humanidad nunca debió inventar; es preferible vivir en un régimen tribal”

“Sí, yo he leído “Das Kapital” de Marx (Y esa es la verdad definitiva para mí)”

¿Porqué esta hostilidad de la Izquierda con respecto a la Ciencia Económica? Deberíamos remontarnos a la época Victoriana, y en concreto al historiador Thomas Carlyle, quien después de haber estudiado las teorías de Malthus, definió la Ciencia Económica como “Ciencia sombría” ¿Porqué?

Malthus, como sabemos, ejerce una gran influencia en el pensamiento económico de la Izquierda. Teorías absurdas como la de que la población crece en progresión geométrica mientras los alimentos lo hacen en progresión aritmética, llevando a la Humanidad a un oscuro final se seguían enseñando en los colegios en España en los años 80, siendo yo uno de esos alumnos como testigo. Lo que nadie en la izquierda se paró a pensar es de dónde sacó Malthus semejantes ideas.

Malthus enunció su famosa teoría basándose en las simples observaciones de un grupo de cabras que fue traído a una isla en un buque de provisiones. Observó que las cabras se multiplicaban rápidamente diezmando la cantidad de alimento disponible. Extrapolando esta observación a los humanos, Malthus generó el pánico de los monarcas europeos, quienes decidieron entonces iniciar campañas imperialistas de conquista de territorios para evitar que su población se quedase sin alimentos en un futuro, contribuyendo así a la muerte de millones de personas en esas guerras expansionistas.

Hoy en día sabemos (excepto en la izquierda) que esto no es correcto. Los seres humanos no somos cabras, convendría recordar a la Izquierda. A medida que la población de la Tierra aumenta, se incrementa el número de brazos y cerebros para cultivar y sacar rendimiento a las tierras. Mejoras en los fertilizantes, Ingeniería Genética y otros métodos que no existían en la época de Malthus contribuyen a que la producción de alimentos sea récord hoy en día, con nuevas variedades o géneros que se descubren y crean como por ejemplo las hojas de Yuca, o la sandía sin pepitas.

Y claro, con esta forma de pensar, lo raro es que no estemos en crisis. Incapaces de identificar las falacias de Malthus, Marx y Keynes, aquellos individuos con su filosofía de Izquierdas trata de intervenir más y más en la Economía intentando pasar leyes como la del Salario Mínimo o la Tasa Tobin, que el mismo Tobin considera como idea ridícula.

Y es que la Izquierda lleva un buen currículo de desastres a su espaldas “intentando salvar a la Humanidad de sí misma”

Tomemos, por instancia, la Ley del Salario Mínimo. Debo reconocer que yo mismo caí en esta falacia hace años, suerte que la realidad es más poderosa y convincente.

La Izquierda propone medidas como la del Salario mínimo en la esperanza de que esto garantizará un mínimo de bienestar a los trabajadores, cuando en realidad lo que hace es perjudicarlos seriamente, logrando de esta forma resultados justamente contrarios a los que predice.

Para aquellos individuos de Izquierda que no andan muy versados en Historia, les recordaré que precisamente la Sudáfrica del Apartheid estableció leyes de Salario Minímo con el fin de segregar y mantener a los trabajadores menos hábiles en la pobreza, destinándolos así a la extinción. Los trabajadores que protestaban en contra de dichas reformas sabían que la competición de salarios y la acumulación de capital eran (y siguen siendo) las vías hacia un salario mayor.

Por supuesto, la Izquierda negará totalmente el hecho de que está fomentando un “Apartheid” contra sus propios ciudadanos en nuestros días.

Y es que la Izquierda tiene la tendencia de ser crítica con el Mercado pero no con los Gobiernos.

Una verdadera visión científica del mundo tiene en cuenta que los imperfectos humanos que forman parte del Mercado son los mismos imperfectos humanos que constituyen los Gobiernos, un hecho que la Izquierda elitista tiende a ignorar de forma muy poco racional. Considerándose los adalides de la Razón y de la Ciencia, muestran muy poco rigor científico y para colmo, como hemos visto, caen en estúpidas supersticiones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Racionalismo de Izquierdas vs Objetivismo: Porqué una visión científica del mundo debe incluir la Ciencia Económica

  1. Pingback: Anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s